"El grito elogia y el susurro critica"

"Confórmate con lo que tienes,
pero no con lo que eres"


"Nunca un fracaso, siempre una lección"


"Quien nunca se rinde al final triunfa"


"El fracaso comienza cuando cesa el esfuerzo"


"Soñar es siempre un buen límite hacia arriba"

"La mayor parte de las batallas
son ganadas antes de ser luchadas"

"El que no sabe lo que busca
no entiende lo que encuentra"

"Los errores hay que tomarlos como
enseñanzas, y nosotros hemos aprendido"


"El fracaso hiere, el conformismo mata"

"No permitas que lo que no puedes hacer
interfiera en lo que sí puedes hacer"

"El camino que tenemos por delante es más
importante que el que dejamos atrás"

"No es malo querer ser el mejor, sino
querer serlo y no poner todo de tu parte"

"Es imposible sobresalir
en algo de lo que no se disfruta"

"La carrera no la gana ni el más rápido ni el más
fuerte, la gana el que nunca deja de correr"

"Es la manera como tratas tus fracasos, lo que
determina la manera como consigues tus éxitos"

BIOGRAFÍA

Rubén Perelló Paricio, más conocido en el mundo del baloncesto como Rubén Perelló, nació en Palma de Mallorca un 14 de abril de 1981 y después de muchos años en la profesión, se ha convertido en uno de los referentes más importantes para las nuevas generaciones de entrenadores. Su larga trayectoria y palmarés, pese a su juventud, con un ascenso a la Liga Endesa (ACB) a su espalda como primer entrenador, 2 finales del Play-Off de ascenso a la ACB, una final de la Copa Príncipe (Adecco Oro) y casi veinte años entrenando, 8 en categoría profesional, hacen de Rubén un entrenador emergente a tener en cuenta en el panorama nacional del siglo XXI.

Normalmente los devenires en la vida no vienen por casualidad; y así, aunque mallorquín de nacimiento, la profesión de sus padres le trasladó a tierras valencianas donde inició su carrera deportiva como jugador.

Su afán por el baloncesto le hizo incorporarse a los ocho años a los equipos benjamines del Club Baloncesto La Salle de Paterna, donde iría desarrollando y mejorando sus habilidades físicas y mentales como jugador en las siguientes temporadas: alevín, infantil, cadete, junior y senior que le dieron la oportunidad de lograr el ascenso a la liga EBA, algo difícil de alcanzar en aquella época para clubes modestos, y jugando posteriormente una temporada en dicha categoría. En las categorías infantil y junior participó en las fases clasificatorias de los campeonatos de España.

Esta labor de jugador la fue compaginando, a partir de los 16 años, con la de entrenador de equipos de formación en competiciones locales y autonómicas. En los años siguientes ampliaría esta labor con la de Coordinador de la Escuela de Baloncesto de dicho Club.

Tras finalizar sus estudios en la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, en la temporada 2005/2006 compatibilizó sus estudios de postgrado como “Especialista en Preparación física en Baloncesto de alto nivel y rendimiento” en la Universidad Politécnica de Madrid, con la dirección y preparación física del equipo Junior Autonómico y la cantera del Nou Bàsquet Alboraya.

Transcurrido este período de formación académica, Rubén decidió enfocar su carrera hacia el baloncesto profesional, y así, gracias a su amigo y entrenador Víctor Rubio, pudo iniciar su andadura en el equipo del Gandía Básquet de la categoría Leb Oro, como entrenador ayudante y posteriormente también como preparador físico en los siguientes años.

Durante tres temporadas, de la 2006 a la 2009, y tras la estela de Isma Cantó, Víctor Rubio y Pepe Rodríguez, fue afianzando cada vez más su conocimiento e interés por una competición profesional como la Leb Oro, segunda categoría nacional en importancia tras la liga ACB.

Las dificultades económicas y organizativas del Club, pusieron fin a su etapa en el Gandía Básquet, pero le abrieron las puertas a otro gran Club: Autocid Ford Burgos. Su entrenador, Andreu Casadevall, con el que compartía diferentes actividades (clínics, campus, charlas,…) le reclamó junto a él como entrenador ayudante y así durante tres temporadas, de la 2009 a la 2012, fue parte activa en el proyecto y crecimiento deportivo de dicho Club, que derivó en dos finales de Play-Off de ascenso a la liga ACB y una final de Copa Príncipe.

Durante el verano de 2012, Rubén se desplazó a China invitado por el equipo de los Shanghai Dongfang Sharks, propiedad de Yao Ming, para llevar a cabo un trabajo de Colaboración Deportiva, Tecnificación y Análisis Técnico. Finalizada dicha experiencia y gracias al bagaje adquirido durante seis temporadas en la Adecco Oro, se incorporó como entrenador ayudante de Josep María Berrocal en el Club Baloncesto Lucentum de Alicante, para la temporada 2012/2013.

Lucentum Alicante, equipo confeccionado para ascender de categoría, se vería inmerso en un principio de temporada algo convulso. Un cambio brusco, tras las primeras jornadas, con la marcha de su primer entrenador a una liga extranjera, dio a Rubén la posibilidad de debutar con éxito como primer entrenador ante su exequipo del Ford Burgos de Andreu Casadevall. La buena marcha del equipo tras lograr encadenar cinco victorias consecutivas le sirvió para ganarse la confianza de la directiva del Club que le ratificó como Primer Entrenador.

Su ambición deportiva, su capacidad de comunicación y la gestión de los medios humanos puestos a su disposición, le permitieron, pese a su juventud, mostrar su capacidad para dirigir a una plantilla con enorme experiencia. El balance positivo de la temporada finalizaría con un ascenso a la liga ACB en un épico quinto partido de la final del Play-Off ante el poderoso equipo del River Andorra.

Pero la realidad no es siempre la que por lógica parece que ha de ser, y así, tras haber logrado el tan merecido ascenso deportivo en la cancha y devolver a un club histórico a la competición que le correspondía por historia y por méritos, no se consiguió lo mismo en los despachos y el club se vio inmerso en un proceso de descomposición y casi desaparición.

Viendo las dificultades de poder continuar en España, Rubén decidió poner rumbo a Canadá para poder ampliar sus conocimientos deportivos y a su vez aportar su experiencia como entrenador en diferentes universidades.

A punto de iniciar esa aventura, el Club Melilla Baloncesto, decano de la Adecco Oro, solicitó sus servicios como entrenador ayudante para la temporada 2013/2014. Sus deseos de seguir vinculados al baloncesto nacional y consciente de la posibilidad de aportar su conocimiento y experiencia a dicho equipo le llevó a aceptar dicha oferta.

En la actualidad, además de estar “a pie de cancha”, Rubén continua “desde la grada” con su formación, docencia, investigación y colaboración mediante clinics, artículos de prensa y cursos de entrenador.

 

“El trabajo y la constancia son las claves del éxito”

Este sitio web utiliza cookies para recopilar información para ayudar a optimizar su visita. Ver información sobre el uso de cookies en nuestra Política de Cookies. Si continúa navegando en nuestro sitio web, creemos que la aceptación de sus uso. Aceptar